Awareness-Diskussion Montag 18:00/monday 6pm @Infocafe /// text now in EN und ES

Plataforma por procesos de aprendizaje emancipatorios contra la discriminación y la opresión

Nos definimos de izquierdas y tenemos algo en contra de la discriminación y la opresión. Algun@s de nosotr@s se definen como super inteligentes, reflexiv@s, y otr@s, en comparación con l@s demás, seguramente que también lo son. Lo que a menudo pasa en relaciones de izquierda es que la gente suele ser condenada y marcada rápidamente por comentarios discriminatorios hechos sin gran reflexión. Pero frente a esto no se considera que tod@s (!) discriminamos, oprimimos y dominamos diariamente a otras personas, incluso cuando no es nuestra intención y cuando nos esforzamos realmente.

Esta extraña “movida de la izquierda (radical)” no es más que un reflejo (del resto) de la sociedad: blanca, alemana y masculina, en términos de dominación. También aquí dominan (roles) imágenes, prejuicios y estereotipos. ¡No hay de qué extrañarse! Mal que mal nacimos y nos socializamos en esta sociedad, crecimos con estas imágenes. Tenemos que abandonar la ilusión de que nos podemos desligar, simplemente, de esta sociedad. Debemos reconocer que para convivir mejor, de forma diferente, no existe un botón de mando superantidriscriminatorio, sino que debemos seguir aprendiendo, día a día. Si digo que soy antisexista, no significa que ya lo sea realmente.

Observemos junt@s dónde y cuándo nos comportamos discriminatoriamente u opresivamente y dominante, también cuando otr@s lo hacen, dónde y cuándo hemos asimilado el racismo, sexismo y otros, y combatámoslos junt@s.

Procesos de aprendizaje ante condena

La gente tiene diferentes antecedentes en término de experiencias y educación. Un@ piensa que aprender es por principio una mierda, otr@ que aprender no tiene nada que ver con la escuela, que aprender significa emanciparse de la estupidez. O: un@ ha estado rondando en el movimiento por la paz, otr@ tiene experiencia con distintas formas de antisemitismo.

Quien se ha dedicado más a un tema tiene dos alternativas: o se queja con sus “iguales” sobre l@s tont@s” que todavía no terminan de entender, o comparte su experiencia y sus conocimientos con otr@s, pero sin pecar de “sabelotodo”. L@s otr@s pueden aceptar o rechazar esta oferta de “capacitación”.

Duele reconocer que no (podemos) respondemos a nuestras propias imágenes ideales – especialmente entre gente de izquierda que a menudo se creen ser “la mejor gente”. ¡Nadie es perfect@! Pero no nos podemos resignar sino que tenemos que aprender cada vez más por una mejor convivencia y acercarnos por lo menos así a una utopía de una sociedad libre de opresión.

Este proceso suena pesadísimo y lo es, sin embargo, es también interesante seguir desarrollándose junt@s y también sentirse cada vez mejor en nuestra relaciones con otras personas y un poco menos como extrañ@s.

Seguramente no vamos a lograr una vida realmente más agradable en el marco de las condiciones existentes. Y seguramente tampoco resolveremos los problemas si nos concentramos en nosotr@s mism@s, pero nuestra actitud se refleja también de vuelta “en la sociedad”.

Además, nuestras mejores formas de relación aumentan prácticamente nuestras posibilidades de sobrevivir en medio de esta mierda.

Espacio protegido ante proceso de aprendizaje

Si queremos cambiar la sociedad, debemos hacerlo CON aquell@s que están excluid@s por esta misma sociedad. Si no, ¿qué hacemos con una utopía de un par de estudiantes blancos, alemanes, hombres?

Para poder entrar en discusiones –por ejemplo sobre utopías– necesito primero una suerte de base. Necesito lugares y espacios seguros, safer spaces, en donde para variar NO me sienta discriminad@ u oprimid@, desde donde pueda actuar o en su defecto retraerme.

Si me siento protegid@, puedo salir a “terreno inseguro” (por ejemplo como mujer en una discusión con hombres sobre sexismo), si quiero, pero no necesariamente.

Cada persona debería tener la posibilidad de decidir por sí misma cuándo tiene la fuerza/energía y/o tomarse el tiempo y la energía para hacer caso omiso de errores, discutir con la gente o explicar algo.
A veces simplemente no funciona.

Cuando alguien vocifera sobre “extranjeros criminales” o sobre “tipas güenonas”, se está atacando/discriminando/excluyendo a alguien. ¿Tengo entonces que empezar a discutir?, a tener comprensión con esta persona violenta debido a su socialización? ¿No sería mejor un claro “¡fuera!” lo indicado? Aquí se enfrentan el espacio protegido para afectad@s y el proceso de aprendizaje frente al / a la agresor@.

Está definitivamente claro: la prioridad la tiene el/la afectad@.

Espacio libre versus espacio protegido

“Aaah! Entonces, ¿no puedo decir absolutamente nada? ¿Cómo puedo moverme libremente si tengo que estar permanentemente reflexionando sobre mi comportamiento? Este no es entonces un espacio abierto …”

Desde una perspectiva de privilegiad@ es muy fácil argumentar de esta manera. El problema es sólo que el espacio libre no lo es cuando sólo un@s poc@s se sienten “libres” dentro de él. Para las personas o los grupos de personas excluid@s estructuralmente el espacio está cerrado. ¿Quién está dispuest@ a exponerse frente a comentarios estúpidos?

Hay grupos sociales concretos que en la vida cotidiana son poderosos, que tienen más poder de acción que otros. Estos son por ejemplo los blancos, los hombres, (en Alemania) gente con pasaporte alemán, gente “sana” de edad mediana, héteros, “gente educada”, etc. De estos grupos, fundamentalmente, parte la discriminación. La discriminación sexual parte, en su mayoría, de hombre héterosexuales, la racista de blancos/alemanes etc.

Y justamente en estos grupos de gente privilegiada, en caso de crítica, se observa desgraciadamente a menudo un comportamiento de rechazo (en vez de agradecer la alusión), como en la cita ficticia señalada más arriba. Cuando una mujer, por ejemplo, presenta demandas frente a un hombre, por ejemplo, de que salga del cuarto, muchos hombres suelen reaccionar diciendo que es “discriminatorio” para “él”. Lo que a veces se olvida es que hay muchos lugares para gente POC (People of Colour), mujeres, “extranjer@s”, no-héter@s o también, por ejemplo, no-licean@s, SIEMPRE, todos los días son excluyentes. En parte oficialmente, en parte de forma subtil, se sienten “fuera del tiesto”. Comentarios estúpidos, miradas, lenguaje excluyente, etc.

Espacio libre y espacio protegido no se excluyen mutuamente sino que más bien se complementan. Si exigimos efectivamente un espacio libre o abierto, este debe ser también espacio protegido y espacio para autocrítica y autoreflexión. Así podemos acercarnos cada vez más a un espacio libre – cada vez más libres DE dominación y opresión y cada vez más libres HACIA una vida como nos guste.

¿Y ahora?

Como en cualquier lugar y en cualquier momento, se pueden traspasar límites y cometer abusos (sexistas, racistas, …) durante las Jornadas Libertarias. No, no podemos excluir esta pobilidad – pero sí podemos intentar reaccionar en su contra. Esto se puede hacer por medio de sensibilización, el llamar la atención, propuestas para la autoreflexión. En general confiamos en que se dé un trato respetuoso y se consideren las necesidades y los límites de l@s demás, que como se sabe, pueden ser muy distint@s. Para el caso de que a pesar de todo se produzcan traspasos de límites, es imprescindible contar con apoyo inmediato y ayuda para l@s afectad@s.

¿Cómo podemos lograr una base para procesos de aprendizaje emancipatorios, para loc@s utopías igualitarias? ¿Cómo conseguimos no dejar sol@s a l@s afectad@s? ¿Cómo hacemos para realizar en la práctica nuestro deseo de un espacio libre – el que consecuentemente también deber ser un espacio protegido para que en él se puedan mover también personas y grupos estructuralmente excluid@s?

En algunas actividades, congresos o camps ha habido y hay grupos “awareness” y/o de “apoyo”. Es decir, algunas personas se sienten (más) responsables de fomentar la “awareness” (~conciencia) frente a las relaciones de dominación, discriminaciones así como también su visualización. Esto se concretiza por medio de paneles informativos, volantes, hablar con la gente, etc. Otr@s se ponen a dispocisión como interlocutores/as, se limitan a escuchar (muchas veces basta y es más que suficiente) y/o apoyan actuando, cuando el/la afectad@ así lo desea.
Esto no significa de ninguna manera que un grupo “responsable”/”a cargo” libere a otr@s participantes de la actividad de su propia responsabilidad. Por favor, ¡estén TOD@S atent@s e intervengan cuando observen discriminación o violencia! Sin embargo, es bueno contar con interlecutores/-as concret@s a quien poder dirigirse en cualquier momento.

Si acaso habrá o no una estructura de apoyo/ayuda/amparo/protección/awareness /sensibilización durante las Jornadas Libertarias y de cómo sería en la práctica, va a depender de cuánta gente, cuál gente y cómo esa gente aporte.

El lunes 29 de agosto 2011 tiene lugar a las 18 horas en el Infocafé Dresden (Rudolf-Leonhardstr. 39) una discusión sobre qué queremos y podemos realizar de todo esto durante las Jornadas Libertarias. Si te interesa, ¡bienvenid@! Más tarde habrá una rica comida en la Lutherstr. 33. Si no puedes venir, comenta aquí directamente y/o escribe un correo electrónico a libertaere-tage@notraces.net.

¡Nos alegramos de recibirl@s y de una buena discusión!

plataforma por procesos de aprendizaje emancipatorios
una iniciativa del grupo de preparación de la jornadas libertarias
dresde, agosto de 2011